Alertas Jurídicas lunes , 27 junio 2022
Inicio » Editorial » CUENTAS DE RESULTADOS HUMANAS (II)

CUENTAS DE RESULTADOS HUMANAS (II)

 

Entre todas ellas, esas empresas aportan, de largo, más del 90% del P.I.B. español y el empleo que sustentan estará en torno, también, al 90% de nuestra población activa. Pero son pequeñas, son medianas, no son gigantes, no son emporios, no constituyen grandes conglomerados que, a través de estrategias jurídico-tributarias, redes internacionales y tráficos de influencias, tengan la mala conciencia de esquivar impuestos, de trabajar con mano de obra en condiciones excesivamente precarias, de regatear un –statu quo– industrial como Dios manda. Seguro que a ninguna de ellas se le entregará un premio por la responsabilidad social, por una memoria ecológica, por su contribución medioambiental, como compañía modelo. A lo sumo, se les incoará un Acta de la Inspección de Hacienda con unas sanciones monumentales, se les embargarán las cuentas por un litigio con el Ayuntamiento, la Seguridad Social les multará por un nimio detalle de un puesto de trabajo ÂÉ

 

Esas pequeñas y medianas empresas no ven únicamente los guarismos de los gastos de personal que impactan en la cuenta de resultados. Ven que en los sueldos y salarios está la retribución de Manolo, que lleva tantos años en la empresa siempre dando el do de pecho, a las verdes y a las maduras, los emolumentos de Pepe, que en los lustros que hace que trabaja en la empresa ha podido comprarse un piso digno, dar carrera a sus hijos Ã‚É Ven que en el coste de la Seguridad Social está hoy lo que será la futura jubilación mañana de Mariano que podrá así ver cumplido su sueño de regresar, con su mujer, a aquel pueblo extremeño del que años ha vino, para dedicarse en cuerpo y alma a aquellas tierras que gracias al sueldo que ha ido ganando pudo comprar ÂÉ

 

Detrás de los gastos diversos, está Pedrito, el electricista, que desde que era un chaval y hacía sus pinitos da servicio a la empresa. Pedrito ha crecido con la empresa. También están ahí, en la cuenta de reparación y conservación, las facturas de Evaristo, el mecánico, que se encarga de arreglar los coches de la empresa. En los otros gastos, está Rosa, encargada de la limpieza, toda una institución dentro de la empresa. Al crecer la empresa, Rosa ha ido haciendo más horas y hoy, incluso, su nuera, Paquita, la ayuda. Las dos rezuman felicidad matutina u optimismo vespertino limpiando a fondo las oficinas.

 

A estas empresas, pequeñas y medianas, se les suben ahora, en el 2005, los impuestos municipales, los peajes de las autopistas, los sellos de correos, el teléfono, la luz, los autobuses, las tasas de AENA, el petróleo Ã‚É Todo, absolutamente todo. Bueno, a ellas y a la población corriente. Manolo, Pepe, Mariano ÂÉ, pedirán aumentos salariales. El coste de personal irá al alza, los márgenes y beneficios se deteriorarán aún más y si no logra enderezarse el rumbo de la cuenta de resultados y no se genera superávit o, en román paladino, beneficios puros y duros, nuestra empresa no invertirá. Perderá ripio. El colmo será cuando Mariano se jubile y no se reponga su puesto de trabajo. Empleo amortizado. Pedrito tendrá que cobrar más, por el encarecimiento de sus costes, y la factura que se reciba en la empresa será más alta. Evaristo, tres cuartos de lo mismo. Y Doña Rosa, junto con Paquita, pondrán el grito en el cielo cuando vean que su poder adquisitivo se menoscaba ÂÉ

 

Y ya está. Nuestra competitividad, baja de por sí, se seguirá deteriorando. Las subidas de sueldos, unos costes empresariales mucho más altos y una producción que en materia de valor añadido, porque no se crea el caldo de cultivo ideal, no da la talla, actúa como handicap para que nuestras –pymes–, sí, ésas que contribuyen con el 90%, o más, del P.I.B., sí, ésas que canalizan alrededor del 90% de nuestro empleo, vayan hacia delante.

 

España, rematadamente, no va bien, irá mal, porque las cosas, por parte de quienes las tienen que hacer, no se hacen, o si se hacen se hacen fatalmente mal. Todo pasa y todo queda. Un toque de optimismo, no obstante, para nuestros empresarios españoles de –pymes–: –Non bene pro toto libertas venditur auro–, es decir, –la libertad no se vende bien ni por todo el oro del mundo–.

 

Por D. José Mª Gay Saludas

jmgay@jmgay.net

 

#ads1{display: none !important;}
#ads2{display: none !important;}
#ads3{display: none !important;}
#ads4{display: none !important;}
/*.code-block {display: none !important;}*/
#economist-inarticle{display: none !important}
#publicidad{display:none;}

#cortardivhglobal{display: none !important;}

¿Quieres seguir leyendo?

Suscríbete a Fiscal al día desde

4.90€/mes+ IVA

Lo quiero



¿Quieres seguir leyendo?

Suscríbete a Fiscal al día desde

4.90€/mes+ IVA

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

No todo vale

Pérdida positiva

Pérdida positiva

La inspección fiscal tiene una función de trascendente importancia en nuestro sistema tributario . Sin embargo , conviene recordar, que en la medida que consigamos que la normativa fiscal sea más precisa y clara , la actividad inspectora irá perdiendo protagonismo . Esta pérdida de protagonismo sin ninguna duda será positiva para todos , para la Administración y los ciudadanos ... Leer Más »

Mayo 2019

Mayo 2019

Tiempo de Cerezas El mercado es muy sensible  al cambio de Gobierno,  especialmente cuando éste conlleva cambios en materia fiscal y laboral , siempre que éste sea real . El resultado de las últimas  elecciones al Congreso y Senado ,más allá  de lo que pueda parecer a primera vista  , no representa un cambio en relación al último Gobierno . ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Comparte este artículo

¡Comparte este contenido con tus amigos!

Fiscal & Laboral al día