Alertas Jurídicas domingo , 26 junio 2022
Inicio » Editorial » CUENTAS DE RESULTADOS HUMANAS

CUENTAS DE RESULTADOS HUMANAS

 

Desde Chicago, hoy mismo, probablemente a una hora intempestiva, un gran jefe de una gran multinacional ha llamado a su Director en Europa y le ha ordenado cerrar sus dos factorías radicadas en el Viejo Continente, dando las instrucciones pertinentes para el despido de los cerca de tres mil empleados que trabajan en ellas. Quizás una de esas dos industrias esté arraigada, desde tiempos inmemoriales, en el Baix Llobregat o igual en Menorca.

 

Unos mil quinientos españoles se van a la calle, se destruyen puestos de trabajo, se desmoronan familias, y la economía de una población o, cuando menos, de unos barrios, que tira al ritmo de las economías de los mil quinientos nuevos parados entra en una sonada crisis. El quiosquero dejará de vender periódicos y revistas, el taller no hará reparaciones, el colmado se resentirá negativamente y, en fin, todo un mundo que giraba alrededor del potencial económico de los mil quinientos despedidos, irá a menos. A la corta o a la larga, algunos de esos comercios bajarán sus persianas para siempre. Una célula económica viva habrá muerto.

 

Para el personaje de Chicago, el hecho de poner de patitas en la calle a tres mil empleados europeos no es más que una simple estadística, una cifra que no tiene mayor trascendencia que la de, apechugando ahora con el coste del ajuste laboral, igual con algún cambalache de ganancias extraordinarias para absorberlo, descargar de un fuerte gasto su cuenta de resultados para, de este modo, aliviarla y poder presentarse ante la concurrencia accionarial, en la próxima cita, con unos atractivos números que a igualdad de facturación pero con menos personal contratado mejoren unos cuantos ratios de productividad y efectividad en la gestión, ganándose el aplauso de los mercados de capitales.

 

Acto seguido, la multinacional de marras se instalará en un país con costes infinitamente más bajos, donde las cargas sociales brillan por su ausencia, donde los impuestos son imperceptibles, donde las exigencias en cuanto a instalaciones industriales simplemente no existen, donde las medidas de protección e higiene laboral suenan a música celestial, donde no hay sindicatos porque la gente demanda trabajar para subsistir y nada más lejos que adoptar posturas iconoclastas y reivindicativas Ã‚É La imparable deslocalización se escribe con esa tinta de amargura.

 

Por el contrario, en España, existen miles de empresas de pequeña y mediana dimensión que saben que sus márgenes cada vez se deterioran más, a las que cuesta Dios y ayuda que sus cifras de negocios se animen, que soportan una pesada carga por el capítulo laboral con unos gastos de personal que muy probablemente son los más altos del mundo en comparación porcentual con sus ventas, que sufren una presión fiscal despiadada por parte de la Administración Central y de la Autonómica, que los Ayuntamientos a base de fiscalidad municipal, tasas y demás se ceban en ellas.

 

A estas empresas, la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (A.E.A.T.) no sólo no perdona, sino que las castiga sin compasión, arrancándoles de cuajo cualquier beneficio fiscal contemplado en el BOE, en las que los gastos se multiplican cual virus maligno, que golpe a golpe, contra viento y marea, empero consiguen lograr un ajustado beneficio de explotación, haciendo equilibrios, obrándose milagros, que luego es devorado o sangrantemente mordido por los feroces gastos financieros y que, por añadidura, unos inesperados gastos extraordinarios ponen contra las cuerdas los tan apretados y arduamente trabajados excedentes.

 

Concluye en el próximo número

 

Por D. José Mª Gay Saludas

jmgay@jmgay.net

#ads1{display: none !important;}
#ads2{display: none !important;}
#ads3{display: none !important;}
#ads4{display: none !important;}
/*.code-block {display: none !important;}*/
#economist-inarticle{display: none !important}
#publicidad{display:none;}

#cortardivhglobal{display: none !important;}

¿Quieres seguir leyendo?

Suscríbete a Fiscal al día desde

4.90€/mes+ IVA

Lo quiero



¿Quieres seguir leyendo?

Suscríbete a Fiscal al día desde

4.90€/mes+ IVA

Contenidos relacionados

Ver Todos >>

No todo vale

Pérdida positiva

Pérdida positiva

La inspección fiscal tiene una función de trascendente importancia en nuestro sistema tributario . Sin embargo , conviene recordar, que en la medida que consigamos que la normativa fiscal sea más precisa y clara , la actividad inspectora irá perdiendo protagonismo . Esta pérdida de protagonismo sin ninguna duda será positiva para todos , para la Administración y los ciudadanos ... Leer Más »

Mayo 2019

Mayo 2019

Tiempo de Cerezas El mercado es muy sensible  al cambio de Gobierno,  especialmente cuando éste conlleva cambios en materia fiscal y laboral , siempre que éste sea real . El resultado de las últimas  elecciones al Congreso y Senado ,más allá  de lo que pueda parecer a primera vista  , no representa un cambio en relación al último Gobierno . ... Leer Más »

Ver más contenidos en esta categoría >>

Comparte este artículo

¡Comparte este contenido con tus amigos!

Fiscal & Laboral al día